0 comentarios en «Lienzos de la Alhambra (III)»

    • Es una preciosidad.
      A mí me recuerda al «añil» que usaba mi abuela cuando yo era peque para blanquear las sábanas… es uno de los misterios más misteriosos de toda mi infancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *